Pagar deudas Vs Ahorrar más. ¿Cuál primero?

Alfonso SBAhorro, Deudas, economía familiar, FinanzasLeave a Comment

Pagar deudas o ahorrar más, ¿cuál primero?

Los últimos datos del que arrojan los indicadores del último trimestre de 2014 anuncian una reducción de la tasa de ahorro bruto de los hogares e ISFLSH, situándose en el 4,4% de la RBD.

Esto es un gran problema si pensamos que la mayoría de los asesores financieros dicen que deberíamos estar ahorrando entre un 10% y un 20% de nuestros ingresos.

Las encuestas demuestran que muchos españoles tienen algunos ahorros pero también tienen muchas deudas. ¿Qué es mejor hacer primero?

Empezar a ahorrar para beneficiarte de sus intereses

Intentar ahorrar dinero cuando estás haciendo frente a una deuda con altos intereses es como tratar de nadar teniendo un ancla atada a los pies.

No es ninguna ciencia saber que las personas que tienen que pagar mensualmente todos sus gastos más las deudas, tienen menos dinero para poder ahorrar.

Más de la mitad de los encuestados dijeron que la deuda era su “mayor preocupación financiera”.

De los que dijeron que no podían ahorrar, el 87% dijo que simplemente no tenía el dinero suficiente y el 81% dijo que quería pagar sus deudas primero.

Normalmente, los asesores financieros recomiendan pagar antes las deudas que tengan intereses altos y ahorrar después. El motivo es simple: el interés que generará el ahorro será menor que el interés que deberás pagar por la deuda.

Imagina una persona que tiene 10.000€ de deuda en su tarjeta de crédito a una tasa de interés del 15%. El pago mensual mínimo requerido es del 1% del principal más los intereses, por lo que tendría que pagar unos 225€ al mes.

De esa cantidad, sólo 100€ serían para amortizar el pago del principal, los otros 125€ se irían directamente por el desagüe en forma de pago de intereses bancarios.

Si esa persona siguiese haciendo sólo los pagos mínimos, tardaría como treinta años en pagar la deuda y se gastaría alrededor de 12.000€ en intereses a lo largo de ese tiempo.

“Pagar las deudas siempre debe ser la prioridad por encima de todo, incluyendo los ahorros, porque tienen un impacto mucho mayor en nuestra estabilidad financiera, especialmente las de las tarjetas de crédito”, dice Shucavage.

David Peterson, dice que “antes de empezar a usar grandes cantidades de dinero para pagar la deuda, hay que guardar algo de dinero”. De esta forma, si surge algún imprevisto podemos hacer frente a él sin tener que contraer otra deuda.

La mayoría de los asesores recomiendan tener ahorrados como mínimo entre tres y seis meses de sueldo, pero eso no es práctico si estás haciendo frente a las deudas de tus tarjetas de crédito.

Otros dicen que 2.000€ son un buen punto de partida para tener algo de dinero de emergencia para cubrir gastos inesperados.

Él dice $ 2.000 es un buen punto de partida para tener algo de dinero de emergencia para cubrir gastos inesperados. Lo más importante es quitarse la deuda cuanto antes.

Cuanto antes mejor

Si en el caso anterior la persona hubiera aumentado sus pagos a 400€ por mes, pagaría la deuda en tres años, pagando sólo 2.000€ de intereses.

Esto supone un ahorro de 10.000 euros para esa persona, en lugar de dárselos al banco. Cuanto antes se paga la deuda, más se gana en intereses y más dinero se es capaz de ahorrar.

se podrían poner en ahorros de la persona cuenta en los años siguientes en vez de ir al banco.

Si estás libre de deudas, debes darle su espacio al ahorro dentro de tu presupuesto mensual.

En el ejemplo anterior, si la persona aumenta sus pagos a 400€ y luego continúa ahorrando esa misma cantidad de dinero, a los cinco años tendría 9.600€ en el banco.

La gente normalmente no piensa en términos de coste o cantidad real de euros más, sino que piensan en términos de pagos y a veces escogen el más pequeño mensual pero terminar pagando más a largo plazo.

El efecto “bola de nieve”

Si estás luchando contra las deudas de la tarjeta de crédito, una buena opción es pagarlas con un préstamo o un crédito de interés menor. Si lo haces, no sólo reducirás los intereses sino que también podrás terminar de pagarla antes (siempre y cuando mantengas las mismas cantidades que pagabas anteriormente).

La combinación de las tasas de interés más bajas y los pagos más altos (relativamente, porque se mantiene la cantidad pero se amortiza mayor parte del principal al pagar menos interés) crea una bola de nieve que puede disminuir rápidamente tus deudas.

El peligro de esto es que es muy probable que empieces a acumular más deudas de la tarjeta de crédito y luego termines en una situación peor, pagando ambas deudas.

Es necesario tener extrema disciplina y compromiso personal porque sino va a ser peor el remedio que la enfermedad.

Otra táctica es utilizar las transferencias de saldo de una tarjeta a otra en busca de menores tasas de interés. Muchas tarjetas siguen ofreciendo a nuevos clientes hasta un  año o más con 0% de interés.

Asegúrate de tener en cuenta la tasa de transferencia de saldo que es generalmente 2-3% y hacerla a tiempo, para no acabar pagando más intereses de la cuenta.

Por último, no salgas corriendo y empieces a solicitar tarjetas de crédito a diestro y siniestro en un período corto de tiempo porque puede tener un gran impacto negativo. Además, no es la solución más inteligente si lo que tratas es huir de las deudas.

Financieramente, tiene más sentido pagar las tarjetas de crédito con tasas de interés más altas primero porque te ahorrará más dinero.

Haz lo que tengas que hacer para deshacerte de esa deuda. Concéntrate en el largo plazo y no te centres en lo inmediato. Se necesita disciplina, pero hay más libertad y es más fácil ahorrar cuando ya estás fuera de ella.