Beneficios y desventajas de los aranceles

oscarTérminos económicosLeave a Comment

En esta ocasión vamos a ver los beneficios y las desventajas de los aranceles, los cuales han sido muy utilizados a lo largo de la historia y están siendo utilizados, con el único fin de intentar salvar la economía del país.

De esta manera, vamos a poder ver y comprobar como los aranceles pueden llegar a ser buenos en algunos casos y muy negativos en otros casos, debido a que como todo término económico a una parte de la población la beneficia, mientras que a otra parte la puede perjudicar seriamente.

Ventajas de los aranceles:

Una de las ventajas de los aranceles es que gracias a este tipo de impuesto, el estado es capaz de recaudar más dinero para realizar sus propios proyectos, sobre todo si el bien importado es de primera necesidad, ya que la demanda e importación será mayor, lo que supone un aumento de la recaudación para las arcas del estado vigente en dicho momento.

Mejora la demanda de los productos internos, ya que gracias a estos impuestos, los productos exteriores son más caros, de aquí que la población busque el producto nacional para ahorrar dinero.

Crea puestos de trabajo, ya que se está fomentando el consumo y producción nacional frente al extranjero, lo que puede ser una buena forma de creación de empleo, siempre y cuando el mismo sea controlado y no se cree un nacionalismo productivo.

Desventajas de los aranceles:

Debido a los aranceles, muchas veces las importaciones descienden considerablemente, lo que quiere decir que si el arancel es demasiado elevado, este puede dejar des provenidos de algunos productos al país, lo que puede traer consecuencias negativas para su economía finalmente.

Aumento de los precios pasados por arancel. Esto quiere decir que la población tendrá que pagar un precio por un producto mucho más elevado del real, lo cual puede llevar a que en algunos casos la población no pueda acceder a dichos productos. Esto puede llegar a ser un problema muy importante en los casos de bienes de primera necesidad, ya que en muchos casos puede llevar a la hambruna de la población.

Por este motivo, se puede decir que los aranceles pueden ser buenos en algunos casos, pero por regla general, el principal perjudicado por este tipo de aranceles es el consumidor final, el cual tiene que hacer frente a precios más elevados por culpa de este impuesto.

3 artículos recomendados: